Alzhéimer, repentinos cambios de comportamiento

Mar 4, 2021 | Salud: Cuerpo y Mente

El Alzhéimer es una enfermedad que se caracteriza por principalmente por pérdidas de memoria en las perdonas que la padecen pero no es el único síntoma, suelen aparecer además problemas de tipo cognitivo relacionados con la conducta o el comportamiento. A lo largo de este post en Residencia Geriátrica Santa Isabel vamos a ir exponiendo ciertos tipos de comportamientos que harán tanto a familiares como cuidadores más fácil el cuidado y tratamiento personas que sufra esta enfermedad.

El Alzheimer es un trastorno neurodegenerativo progresivo que afecta a las zonas encefálicas donde se encuentran la memoria, el juicio, la cognición, el razonamiento y la capacidad de controlar los impulsos.

La consecuencia de este trastorno neurodegenerativo, el pensamiento, la expresión de las emociones y la personalidad sufrirá cambios que irán generando una distorsión de las percepciones, hábitos y conductas sociales. Esto puede llegar a llegar al punto de que se produzca una dificultad para el reconocimiento propio y de su entorno, así como tener desorientación espacio temporal.

Suele ser en la etapas más avanzadas de la enfermedad de Alzheimer cuando suelen observarse ciertos cambios de comportamiento en personas mayores, que necesitarán ser entendidos y tratados de manera correcta para que pacientes que sufren esta enfermedad puedan mantener la calidad de vida y su bienestar.

El cuidado de mayores requiere de un trato profesionalizado que sepan cómo actuar y de qué manera recibir y contestar a los cambios de humor, es imprescindible que este conozco el porqué surge, para poder indentificarlos y saber prevenir o minimizar al máximo el cambio de humor.

Santa Isabel residencia de ancianoscuenta con profesionales formados y preparados para tratar a pacientes con la enfermedad de Alzheimer, el hecho de conocer y saber cómo afecta esta enfermedad en un centro asistencial para mayores en cada fase de la enfermedad es el primer paso para que se libren las incógnitas y que los mayores sean atendidos con la mayor humanidad y calidad.

Una residencia Alzheimer, está preparada para cada una de estas fases, a medida que la enfermedad avanza, el paciente necesita de unos u otros cuidados, estos irán variando progresivamente según sea más dependiente y requiera mayor número de atenciones y cuidados.

Desde un primer momento en el que se diagnostica la enfermedad, un equipo multidisciplinar deberá realizar una valoración del estado de la enfermedad, y de qué actividades pueden promover la estimulación cognitiva y funcional, para que el avance neurodegenerativo sea lo más lento posible. Siempre en un entorno seguro y en el que la persona mayor se vea cómoda y segura.

La actuación cuando una persona afectada por esta enfermedad sufre un cambio brusco y llega a alterarse o incluso mostrar agresividad, lo primero que se deber hacer es promover un acercamiento sereno, para calmar y tranquilizar a la persona, que por lo general se encontrará desorientada y confusa, de ahí su cambio de comportamiento. Hay que trasladarle a un estado mental de seguridad y confianza en el que se aplaque y sienta cómodo.

En una residencia Alzheimer se imparten talleres y terapias para ayudar y promover la estimulación, orientar, intentando que sus inquietudes y gustos previos actuales se vean representados en las actividad y de este modo evitar la sensación de vacío y soledad.

Para ello es imprescindible la ayuda de familiares y amigos que hagan saber al equipo qué gustos y aficiones ha tenido a lo largo de su vida o en los últimos años, ya que así aumentará mucho el interés en participar de estas actividad, logrando así aumentar los mejores resultados.

Es imprescindible que este tipo de enfermedad, una vez diagnosticada, sea tratada y que los pacientes realicen estos talleres y terapias para que la evolución de la enfermedad desacelere, es por ello que en nuestra Residencia de Ancianos Málaga, encontrarás no solo un lugar para el cuidado de los mayores, sino que además un lugar para el tratamiento y cuidado de personas con Alzheimer, en el que se sientan cómodos y seguros.