La importancia de una Nutrición Saludable para la Tercera Edad

May 6, 2021 | Nutrición y Farmacología

Los cambios físicos, fisiológicos y funcionales que conlleva el hecho de envejecer, modifican por completo las necesidades nutricionales de las personas mayores dieta e influyen en la capacidad de absorción de proteínas, vitaminas y nutrientes necesarios para un buen estado físico.

Existen varios factores que pueden ser causantes de una mala nutrición como por ejemplo el cambio en el gusto, en la masticación, en el aparato circulatorio o la misma composición corporal.

No solo son cambios físicos o fisiológicos, otros factores que afectan son la pérdida del apetito, menos actividad física prodicida muchas veces por la pérdida de la rutina laboral o el uso crónico de medicación.

Una alimentación saludable influye en el cuidado de mayores, y es por ello que la presencia de mal nutrición puede provocar el rápido avance de la evolución de las enfermedades crónicas y agudas de los mayores. Dentro de los cuidados para la tercera edad, debemos incluir una nutrición saludable para prevenir la aparición de otras patologías o enfermedades degenerativas propias del proceso de envejecimiento.

Es por todo esto que una valoración nutricional por parte de nuestro profesionales en la residencia de ancianos Santa Isabel y su seguimiento riguroso en la estancia de los mayores en nuestro centro, son puntos clave para mejorar su estado de salud y que su bienestar físico y mental sea lo más saludable posible.

Lo más importante que hay que tener en cuenta es la adaptación de un menú a las diferentes características que tenga el residente, para ello lo primero es contar con un profesional cualificado que asegure que a esa persona no le falte ningún nutriente esencial. Que sea una dieta que le aporte energía, proteína de calidad y además que sea de facil digestión, con gran aporte en calcio e hidratación.

Esta dieta será la indicada para que la persona pueda disfrutar al máximo de todo el potencial para llebar a cabo las actividades cotidianas del día a día.

Santa Isabel Residencia de Ancianos, cuenta con un equipo de profesionales formados en nutriciónque se encargan de velar por un cumplimiento de un menú adaptado y adecuado para nuestros residentes, más aún en caso de los que presentan algún tipo de riesgo nutricional.

En Residencia de Ancianos Málaga Santa Isabel disponemos de dietas variadas para las distintas intolerancias, además de una dieta diabéticos para aquellas personas que sufren de esta enfermedad y los problemas que implica no seguir la pauta correcta con esta dieta.

Para poder atender a nuestros residentes de una manera precisa, los menús texturizados facilitarán a los mayores el proceso de masticación y deglución, sin disminuir el valor nutricional.

Comer es uno de los placeres de la vida y el hecho de cumplir años no debe ser impedimento para disfrutar de este placer. Adaptar los menús a los gustos, incluyendo platos tradicionales, cocinándolos con el cariño con el que ellos nos lo han hecho a lo largo de su vida con esmero y amor es la clave de una aceptación del residente y una persona mayor que disfruta de la comida que come, es una persona feliz y sana.