Hidratación en la tercera edad ¿por qué es tan importante?

Ago 10, 2021 | Salud: Cuerpo y Mente

En la temporada de verano los mayores se pueden ver afectados directamente por las altas temperaturas y estas afectar al estado de salud de los ancianos. Es por ello que a lo largo de este post en Santa Isabel Residencia de Ancianos Málaga vamos a hablar sobre como hidratar a un anciano.

Por todos es sabido que nuestro organismo está compuesto por un 60 % de agua, con lo que es esencial que para mantener un estado de salud bueno, tanto adultos como niños debemos beber líquidos, más aún en el caso de nuestros mayores, es esencial para el cuidado para mayores mantener una buena hidratación.

El agua en nuestro organismo actúa como transporte de los nutrientes a las células del cuerpo, al mismo tiempo que elimina los desechos y aporta un soporte a la estructura de los tejidos y las articulaciones. Es más, el agua es un termorregulador, evapora el agua por medio del sudor, lo que nos evita la variación de las temperaturas.

¿Cuánta agua debe beber un anciano?

El hecho de ir cumpliendo años hace que la percepcción de la sensación de sed o deshidratación se vea alterada. Teniendo en cuenta el cuidado de mayores, es imprescindible hacer una hidratación constante pues muchos ancianos solo consumen líquidos cuando ya presentan síntomas de desidratación y su sensación de saciedad es mucho más rápida aun no habiendo bebido lo suficiente.

Si a esto le sumamos personas de riesgo con alteraciones cognitivas o funcionales, es decir con más problemas de salud añadidos por tomar algunos medicamente, la desidratación y la importancia de beber agua es mucho mayor. Si la media de agua en una persona es del 60%, como ya habíamos dicho antes, a partir de edades entre los 70-80 años, este porcentaje se reduce a números de 50% o inferiores.

Características de la deshidratación

Sobre todo en verano hay que tener mucho cuidado con las altas temperaturas y lo que esto lleva a los mayores, mayor pérdida de fluídos. Incluso en sitios climatizados con aires acondicionas, aumentan los casos de pérdida de agua a través de la piel y de los pulmones. Evidetemente el realizar actividades físicas, el consumo de alcohol o el elevado consumo de fibra junto con la sal, acentuará que el organismo se deshidrate.

La deshidratación lleva consigo síntomas como delirios, dificultad al tragar, piel entumecida, desorientación, espasmos musculares, etc.  Para que no llegar a tener síntomas más graves, hay que saber que hacer cuando un anciano no quiere beber agua o la cantidad de agua que debe beber, para ello se recomienda consumir fruta y verdura que además de nutrientes, aportan un 20-25% de líquidos.

El hecho de tener un dispensador de agua cerca nos hará beber con mayor regularidad y sin necesidad de tener sed. Es aconsejable beber entre 2 a 2,5 litros de líquidos al día, especialemente agua.

Siempre es aconsejable llevar una dieta equilibrada, que esto ayuda al correcto funcionamiento del organismo, pero también a compensar la pérdida de agua.

El agua es vida y sin ella sería imposible vivir, por ello hidratarse es tan importante para poder vivir con un estado de salud excelente. Residencia Geriátrica Málaga Santa Isabel siempre vela por el cuidado e hidratación de sus residentes, pero siempre es bueno poner en valor consejos y recordar la importancia del cuidado de mayores. Esperamos que este post os sirva y no olvidéis repasar algunos post anteriores para saber más del cuidados para la tercera edad.