Cómo detectar un Ictus y su tratamiento

Nov 30, 2021 | Salud: Cuerpo y Mente

El pasado mes de octubre celebramos el día mundial del Ictus, conmemoración cuyo objetivo no es otro que el de concienciar a toda la población de la importancia que tiene tanto la prevención como la detección precoz para tratar un ictus.

Y hoy en Residencia Geriátrica Santa Isabel vamos a hablar un poco sobre este tema. El ictus es una patología cerebrovascular que sucede cuando en el cerebro, una arteria se cierra repentínamente a causa del trombo llamado “ictus isquémico” o diréctamente por la rotura del mismo, que es el conocido como derrame cerebral.

En España se producen en torno a 120 mil casos de ictus, según datos del Estudio de Enfermedades Cerebrovasculares de la Sociedad Española de Neurología. Es decir, que en España en 1 de cada 6 minutos se produce un ictus y casi el 30% de las personas que lo padece pierde la vida, llegando a 36 mil personas al año de media. Pero el 40% de los que sobreviven llegan a sufrir secuelas, como una discapacidad grave.

Con este número de defunciones, es la segunda causa de muertes en España, en el caso de las mujeres es la primera causa y en occidente el primer motivo de invalidez.

Debido a la pandemia, el ictus se ha visto agravada, ya que personas que además padecían Covid19 y sufrían un ictus, estos padecieron mayor grado de discapacidad a corto y largo plazo. Es por ello que la efemíride del 29 de octubre llevara el lema “La precención del ictus es tu responsabilidad”, lema que pregonó la Federación Española del Ictus, apelando a la prevención de los factores de riesdo del ictus en personas mayores.

PREVENCIÓN DE UN ICTUS

El riesgo de sufrir un ictus es exponencialmente mayor una vez que superamos los 60 años de edad, por ello es imprescindible la prevención, y para ello lo vital es llevar hábitos saludables, buena alimentación y ejercicio como rutinas saludables en nuestro día a día.

En Santa Isabel Residenia de Ancianos tenemos claro una cosa a la hora de observar los síntomas de ictus en personas mayores y para ello llevamos un control y seguimiento exahustivo de la alimentación, con controles a nuestros mayores del colesterol, presión arterial y además haciendo un estudio de los antecedentes familiares de nuestros residentes, para así determinar qué tratamiento de control aplicar ante la ictus recuperación.

Además del cuidado de la dieta y control médico, existen terapias para oxigenar el cerebro, ejercicios para fortalecer los músculos, huesos y juegos para fortalecer y ejercitar las neuronas, permitiendo así a los residentes llevar un modo de vida seguro y tranquilo, pero de una forma activa.

Hacemos un inciso, para remarcar la importancia de la alimentación como uno de los pilares fundamentales para el cuidado de cuerpo y mente. Prácticamente en todos nuestros post hacemos una mención al cuidado de la dieta y la alimentación. Eliminar los excesos de sal y azúcar, comer alimentos variados y frescos, etc. Como bien has podido comprobar en anteriores post, nuestra residencia cuenta con unos menús saludables, adaptados a los residentes según su dieta personalizada que nuestros nutricionistas marcan a cada uno de los residentes. Además la Residencia de Ancianos Santa Isabel, apuesta por el producto local y de temporada, para que los productos sean de la mejor calidad.

Se enciende que para evitar no solo los ictus, sino la mayoría de las patologías, hay que llevar hábitos saludables, por lo tanto no de debe fumar, hay que evitar el consumo de alcohol, hacer ejercicio controlando la presión arterial y por ende, controlar la diabetes y el colesterol.

SÍNTOMAS DE ICTUS EN PERSONAS MAYORES

El ictus requiere una atención médica de emergencia, ya que las 3-6 primeras horas son fundamenteles.

La actuación precoz es imprescindible para evitar consecuencias mayores, secuelas más leves o evitar finalmente la muerte de quien sufre un ictus. Los síntomas más habituales son:

  • Pérdida de fuerza en la mitad del cuerpo.
  • Dificultad a la hora de hablar.
  • Pérdida de sensibilidad u hormigueos en la mitad del cuerpo.
  • Pérdida súbita de visión en un ojo.
  • Dolor de cabeza muy intenso distinto del habitual.

Recomendamos que antes cualquier sintoma o duda, consultar lo antes posible con un médico, toda prevención es vital en estos casos.