Alimentación en enfermos de Alzehimer, que tener en cuenta

Dic 22, 2021 | Nutrición y Farmacología, Salud: Cuerpo y Mente

La alimentación están en fases tempranas de la enfermedad de Alzheimer puede prevenir y revertir la fragilidad que padecen los enfermos de alzheimer. Más aún si esta alimentación se une a una buena rutina de ejercicio físico y cognitivo, como ya habéis visto en anteriores post, la alimentación y el ejercicio físico es un frecuente en las recomendaciones que realizamos desde Santa Isabel Residencia de Ancianos, pero es cierto que la alzheimer alimentación actúa y beneficia sobremanera, con resultados variados.

En la Residencia de Ancianos Málaga Santa Isabel contamos con un equipo profesional, tanto en la elaboración de los platos, como en los estudios personalizados de los menús recomendados para cada residente, dependienddo de los nutrientes que necesite cada uno de nuestros residentes, se planifica un menú específico para su correcta alimentación.

La alimentación enfermos Alzheimer es muy importante para revertir los efectos de la misma o por lo menos relentizar la pérdida cognitiva. Varios estudios han confirmados que la dieta mediterránea, que es rica en alimentos vegetales, aceite de oliva, etc. aportan al organismo grandes beneficios que ayudan al nivel cognitivo de pacientes de alzheimer. Así, el doctor en geriatría de la Universidad de Cáceres, Manuel Antón, lo confirmó diciendo que la alimentación es la clave para abordar funciones como la sarcopenia o la velociadad de la marcha, signos del Alzhéimer en sus primeras fases, antes de ser diagnosticado clínicamente.

Por ello, la relación de retroalimentación entre la fragilidad cognitiva y la nutrición, repercute directamente la una en la otra y al contrario, y de este modo la alimentación puede repercutir en los inicios de la enfermedad.

Si de forma temprana somos conscientes de la importancia del ejercicio físico, entrenamiento cognitivo y de la alimentación adecuada, la enfermedad retrocederá la velocidad de su avance.

Gracias a los test de memoria y a los estudios realizados, el hecho de introducir preparados dietéticos dirigidos a esta enfermedad, se ha podido demostrar los beneficios que producen en los enfermos de alzhéimer. Demostrando mejoría en los test funcionales de manera bidireccional entre cognición y función, siendo estos estudios llevados a cabo a largo de más de tres años de duración.

Esta alimentación alzhéimer debe contener alimentos ricos en proteínas, ya que todas las funciones de nuestro cuerpo requieren de proteína para su buen funcionamiento, forman parte de las encinas digestivas, músculos, de los neutrotransmisores…  La demencia o el acelerón que se da en personas con alzheimer surge por un déficit de proteínas en el organismo. Alimentos como los lácteos, huevo, levadura de cerveza, percado o añadiendo suplementos protéicos ayudaran a suplir este déficir protéico.

Pero además, para que estas personas no sufran una desnutrición, requieren de alimentos ricos en energía como las patatas, arroz, lentejas, garbanzos, harinas… es decir, añadir hidratos a la dieta para proporcionales la energía adecuadas.

Sin olvidarnos de las grasas esenciales, es necesario añadir omega 6 y omega 3 a la alimentación alzhéimer, para controlar la enfermedad. Las vitaminas C y la vitamina E, con su poder antioxidante contrarrestan los efectos de los radicales libres que actúan en las células cereblales, y la vitamina E no debe faltar en la dieta.

Hay que tener en cuenta que posiblemente un enfermo de alzheimer no quiere comer, para ello en la Residencia Geriátrica  Santa Isabel, será una muy buena opción para el control tanto del estudio de la dieta personalizada que nuestros profesionales le hacen a todos lo residentes que forman parte de nuestra familia, como de los cocineros y cocineras que elaborarán los menús con los mejores productos, eligiendo productos fresco s de la tierra, pero además de todo ello, nuestras enfermeras y personal que se encarga de los residentes, se asegurarán de que lleven una buena alimentación, ayudando y persistiendo en aquellos enfermos de alzhéimer que no quieren comer, para evitar la desnutrición. Una ingesta adecuada de calorías, tanto el consumo de antioxidantes, como puede ser con la ingesta de frutas y verduras ayudará a ello.

  • Tener en cuenta si el paciente tiene otros problemas físicos, como dolor o sequedad de boca o pérdida de vista, ya que esto también influirá en el tipo de alimentación.
  • Proporcione un ambiente tranquilo para que ayude a la persona a sentirse cómodo y hacer la comida a su ritmo.
  • Cortar los alimentos en trozos más pequeños para evitar el uso de los cubierto, ya que suele ser un problema.
  • Modificar la textura de ciertos alimento, combirtienodlos en puré, triturados o trozos muy pequeños para facilitar la masticación y/o deglución.
  • Planificar la dieta con los alimentos y controlar todos los cambios.

Sin más, desde Santa Isabel Residencia Geriátrica Málaga os deseamos una Feliz Navidad y que disfrutéis de vuestras familiares en estas fechas tan señaladas.