Síndromes Geriátricos: fragilidad, sarcopenia y caída

Abr 11, 2022 | Actividad Física y Ocio

La pérdida de la masa muscular es uno de los síndromes geriátricos personas mayores que afectan a muchos mayoresHoy te vamos a contar algunos consejos para ayudarte a seguir en forma.

¿Has notado que se cansa más de lo normal? ¿Ves que cada vez tiene menos fuerza en general? Si la respuesta es que sí, no te preocupes. Es una cosa normal según van avanzando en edad pero hay que prestar atención a varias cuestiones:

 atención a algunas cuestiones: ¿Realiza algo de ejercicio físico habitualmente? ¿Mantiene una dieta sana, diversa y equilibrada? Cuidarse es algo básico y necesario en cualquier edad. Llevar hábitos de vida saludables y poco sedentarios está demostrado que ayuda a prolongar la vida y a tener menos complicaciones de salud y más cuando nos vamos haciendo mayores.

Viendo los síndromes geriátricos cuales son más habituales, podemos hacernos una idea de aquellas medidas preventivas necesarias para empezar a cuidarnos con tiempo suficiente.  Caídas, complicaciones respiratorias… pero uno de los síndromes geriátricos ejemplos más habituales en las personas ancianas es la Sarcopenia, que es la pérdida de masa y fuerza en los músculos. Normalmente esto es debido a un mayor sedentarismo y falta de ejercicio.

Son muchos los ejercicios que podemos hacer para cumplir con el mínimo que recomiendan los especialistas en cuidados para la tercera edad: paseos, ejercicios de pelota, ejercicios de resistencia… Fundamentalmente hay que empezar poco a poco, sobretodo si se lleva una vida con poca actividad física, no se puede empezar de golpe a querer hacer demasiado porque podemos correr el riesgo de ser contraproducentes con la actividad del ejercicio y producir alguna lesión. Hay que escuchar al cuerpo e irse poniendo metas poco a poco.

Uno de los ejercicios más recomendados, por lo completo que es y los beneficios que reporta, es la natación. Está demostrado que dos días de ejercicio de natación, 30 minutos cada vez, mejora la condición física, aumenta el equilibrio (y por tanto disminuye los riesgos de caídas, tan frecuentes en las personas mayores) es excelente para el sistema cardiovascular y aumenta considerablemente la capacidad pulmonar, en consecuencia, también tendremos menos probabilidad de afección grave en enfermedades respiratorias.

Nuestras amplias instalaciones permiten todo tipo de actividades, además de poder realizar actividades al aire libre gracias a nuestros patios ajardinados que proporcionan una configuración idónea para organizar activades durante casi todo el año. Actividades musicales, deportivas, eventos… o simplemente para pasear y disfrutar del maravilloso entorno.

Pero como decíamos, otro de los aspectos más importantes, sino más importante que el deporte, es la alimentación. Falta de conocimientos sobre cocinar, malos hábitos alimenticios aprendidos desde la infancia, desconocimiento de aspectos nutricionales básicos… todo esto lleva a muchas personas a enfrentarse con cierto recelo a la comida, o a cocinar y abusan de platos precocinados, bollería industrial o comida que en general no es saludable.  Es muy importante antes de nada saber si se tienen patologías previas que impidan o hagan necesario moderar la ingesta de ciertos alimentos, como por ejemplo la sal o algunos tipos de aceites como el de palma.

Po eso, desde el Centro Geriátrico Santa Isabel un buen plan nutricional para nuestros residentes es una de nuestras prioridades. Contamos con cocina propia con grandes profesionales del sector, alimentos de primera calidad y un plan nutricional que se diseña semanalmente. Además de contar con las necesidades especiales de cada residente.

Los cuidados para mayores son válidos para todo el mundo, porque empezar a cuidarse de joven hará que también te cuides cuando seas mayor.