Importante: hidratación de las personas mayores en verano

Ago 10, 2022 | Nutrición y Farmacología

La importancia de la hidratación personas mayores se acentúa en meses de verano, como este en el que estamos actualmente, en el que el calor asfixiante y los aparatos de aire acondicionado acentúan una posible deshidratación que hay que tener en cuenta a la hora del cuidado para la tercera edad.

Es fundamental una buena hidratación para que cualquier ser humano pueda realizar procesos fisiológicos básicos como el simple hecho de hacer la digestión, el proceso de eliminación de deshechos por medio de la orina o de las heces por medio de la prevención del estreñimiento, poder transportar los nutrientes o le hecho de que estar hidratado hace que los riñones trabajen de una mejor manera. Además, una buena hidratación mejora la salud de nuestra piel.

Nuestro organismo no almacena el agua, es por ello que necesitamos recurrir día a día a la hidratación por medio del agua para recuperar lo que nuestro cuerpo pierde cada día por medio de la sudoración, respiración, orina y heces… Mantener el equilibrio hídrico supone que nuestro cuerpo tiene que recurrir a la reposición de los líquidos para que nuestro cuerpo acabe con un desajuste hídrico y se produzca la deshidratación.

Si hablamos del caso de ancianos hidratación, necesitan agua y alimentos ricos en líquidos a diario para esta reposición de líquidos. Para ello, alrededor de 6-8 vasos al día suponen dotar al organismo de un litro y medio de agua.

Pero frutas y verduras contienen un alto porcentaje de agua, en concreto el 85% de su peso lo es. En el caso de alimentos como la carne o el pescado, los valores suelen oscilar entre un 70% y un 50% de agua.

En el caso de la hidratación personas mayores suponen un mayor control de los líquidos que ingiere, ya que a mayor edad se presenta un mayor déficit de los niveles de agua, esto dado a que al envejecer disminuye la proporción de agua del organismo. Esto es producido porque por lo general tienen una menor ingesta de líquidos, dada por la menor percepción de la sed, por el consumo de medicaciones diuréticas, por los problemas de movilidad o la pérdida de la capacidad comunicativa o incluso, por algo psicológico como es el miedo a la incontinencia urinaria.

Es por ello que hay que tener más precaución con el cuidado personas mayores frente a la deshidratación. Aún más en verano ya que el calor, la humedad, las actividades, hacen que se produzcan grandes pérdidas de líquidos, especialmente a través del sudor.

Uno de los mayores riesgos es el llamado “golpe de calor”. Esta situación se produce por un fallo de los mecanismos de regulación de la temperatura corporal. La causa suele ser la exposición directa y prolongada al sol. Es en verano cuando mayor número de muertes en personas mayores se asocian a la deshidratación, por golpe de calor o por enfermedades previas.

Entre los consejos hidratación veranoque vamos a dar desde Santa Isabel residencia de ancianos será el no esperar a tener sed para beber, es mucho más acertado ofrecer pequeñas cantidades de bebida, de manera frecuente, que insistir en grandes volúmenes de líquidos porque provocaremos que se beba menos, y menos veces.

Además de ofrecer líquidos en pequeñas cantidades y frecuentemente, hay que mantener unas condiciones ambientales propicias para que la humedad ambiental sea constante, la temperatura agradable, etc. Por supuesto prestar atención a la fiebre, diarreas, vómitos, etc.

En este caso la práctica de ejercicio físico es desaconsejable, sobre todo en momentos de temperaturas excesivamente elevadas, en las horas centrales del día, además de evitar la exposición elevada al sol.

A continuación, desde la residencia geriátrica Santa Isabel vamos a ofreceros diez puntos que tenemos que tener a la hora de la ancianos hidratación, pero no solo con los mayores, con niños y adultos, la deshidratación nos afecta a todos, más aún en verano para evitar golpes de calor.

 

    1. Aun no teniendo sed, bebe agua y consume más fruta y verduras
    2. Bebe variedad de bebidas: infusiones, refrescos, zumos, lácteos…
    3. Lleva siempre una botella de bebida para recordar beber
    4. Extrema las medidas higiénicas en la manipulación de los alimentos
    5. Evita la realización de esfuerzos físicos las horas centrales del día
    6. Evita la exposición directa al sol
    7. Permanece el mayor tiempo posible en lugares frescos y a la sombra
    8. Disfruta al aire libre en sociedad
    9. En días de calor intenso mantente en un ambiente fresco y ventilado
    10. Visita o ponte en contacto con aquellas personas mayores que sepas que viven solos